Cómo Renovar Sandalias Viejas


El Momento

Ahí estaba yo, organizando el asuntillo del cambio de armario. Comencé retirando la ropa de abrigo y me di cuenta de todo el tiempo (años) que llevo repitiendo este ritual: saco/lavo-lavo/guardo. Preciosos jerseys de chenilla con sus trenzas y su cuello vuelto, magníficas lanas de merino con su cuello a la caja. No he usado ninguno de ellos ¿Que por qué no me los pongo? Porque me agobian y no son prácticos en este clima. ¿Que por qué los conservo? Porque  aunque tengan sus años están impecables, me encantan y sé que no voy a vivir siempre aquí, tengo espíritu nómada. 

Luego viene la segunda parte, la de sacar la ropa fresquita y acomodarla. En esto ya no tengo tanto problema, la verdad. Pero estuve revisando el calzado y llevaba también varios años sin ponerme estas sandalias, tienen unas manchas que no hay forma de quitarlas. No te lo vas a creer, pero ¡tienen más de veinte años! Había pensado en teñirlas, pero la combinación de: [ calor sevillano + sudor + pies + tinte + aceras y asfalto ardiendo ] no me parecía la más conveniente, llámame loca si quieres, pero podía adivinar el resultado catastrófico.

El antes de mis sandalias

La Inspiración (o no)

A partir de ahí pensé en eliminarlas ( junto con otros casos de calzado inútil que aún conservo, por si acaso les encuentro solución) Pero haciendo un repaso a las marcas de los grandes diseñadores, que soñar y mirar es gratis, vi un modelo de Chanel bastante más feo que mis sandalias pero con un parecido razonable y detalles que me han inspirado. También un calzado tipo salón en vaquero que me encantó por su sencillez. Y el material era muy simple, tela vaquera y cinta grossgrain, que resultan muy baratos. De hecho compré la cinta. Pero dándole vueltas a la cabeza, me imaginé el diseño que he creado, que ha sido una fusión de ambos calzados pero con otros detalles que son obra mía, para bien o para mal.

En pleno proceso creativo

Aunque en principio había pensado forrar el tacón también en vaquero, al final opté por el diseño que he realizado. Me gusta el resultado porque son muy versátiles y combinables, puedo ir con un vaquero o con un vestido para salir de noche y quedan bien. Son cómodas para darle trote, así que les voy a dar mucho uso este verano. Y no me negarás que son únicas, originales.

¡Y ya estaría!

Los Materiales

  • 1 trozo de un pantalón vaquero viejo, en mi caso de mi hijo
  • 2 cremalleras largas (45/50 cm) y otras 2 más pequeñas ( 25/30 cm)
  • 1 tubo de pegamento transparente universal, este lo compré en
  • Bricomart por menos de 2 €
  • 1 trozo de entretela termoadhesiva
  • Tijeras, pinzas, pincel, acetona
  • 1 par de tardes y música de fondo
  • 1 pizca de ilusión y ganas de reciclar

Les voy a sacar partido este verano

El Tutorial

Pues aquí te dejo el tutorial en YouTube. Pinchas y lo ves directamente. No te voy a pedir que te suscribas ni le des a MeGusta, eso lo dejo a tu criterio. En cualquier caso espero que te resulte útil. ¡Hasta pronto!

Comments

comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mónica Trébol .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Mónica Trébol.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.