5 Ingredientes de Cocina que También Guardo en el Baño


Cosmética, esa maravillosa palabra que nos traslada a un mundo mágico de pieles perfectas y cabellos brillantes. ¡Transmite sensaciones tan reconfortantes! Si las palabras oliesen, esta sería una de las más aromáticas.

No voy a poner en duda la utilidad y eficacia de los cosméticos. Hay tantos y con tantas finalidades que ser categórica es imposible. Pero a veces veo anuncios que me dejan alucinando en colores…y ya tengo una edad! Recuerdo como si fuera ayer un anuncio en la televisión cuando yo tenía unos 10 ó 12 años: un champú que auguraba un pelo nutrido, liso y sedoso. La modelo sacudía su preciosa y abundante cabellera castaña de lado a lado y a cámara lenta. Recuerdo hasta el nombre: SILKIENCE. De hecho es una marca que aún se comercializa, aunque aquí no la he vuelto a ver, ni en la tele ni en ningún otro sitio.

Champú que me cautivó de niña

Como era una marca nueva, yo pensé que con lavarme la cabeza con dichos productos conseguiría que mi pelo tuviera ese aspecto ¡Imaginate, con esa edad y con mi pelo rizado! Así  que no paré hasta obtener esos botes que atesoraban el secreto (anunciado por la tele, sí ?) del pelo más bonito del mundo. Y ya imaginarás lo que vino después, ¿verdad? Chop, mi primera gran decepción cosmética. Mi cabello quedó suave y brillante, pero los rizos ahí seguían. Normal, no podía ser de otra manera. Fui una ingenua.

Esto no quiere decir que el mundo de la cosmética sea el reino de las falsas promesas. Hay productos muy, muy buenos. Y otros que los anuncian como algo único y efectivo pero luego, chop! nada de nada. Pero eso es otra historia.

Lo que te traigo hoy no va de promesas imposibles de cumplir, ni de productos milagrosos a precio de oro, plata o bronce. Te cuento qué ingredientes básicos de cocinar que no necesitan frío para su conservación tengo en mi baño y por qué. Son tan económicos que podrás comprobarlo y opinar sobre ello.

Harina de Arroz

Es una exfoliante magnífica que alisa y aclara la piel, la deja suave y fina al tacto. Es tan fácil de utilizar que casi no requiere explicación: mézclala con unas gotas de agua y aplícala en el rostro. Puedes frotar suavemente y dejarla secar durante unos minutos a modo de mascarilla si tienes un ratito.

Harina de Arroz como exfoliante

Ahora, con el frío invernal, se me descama muchísimo la nariz. Pues con la harina de arroz lo soluciono sin irritar nada la piel. Y lo mismo con los labios, ¡se quedan suaves y sin pellejitos!

Ayuda a eliminar las manchas de la piel sustituyendo el agua por té verde. Déjala en tu piel unos 20 minutos. Si además bebes un té verde cada día, las manchas se van atenuando. No te digo que sea rápido, pero lo vas a notar y es algo que no requiere mucho esfuerzo.

También puedes mezclarla con pulpa de piña o papaya. Así te elaboras un peeling enzimático básico y natural. Eso sí, sólo debes hacer la cantidad que vayas a utilizar en el momento.

Si tenemos en cuenta que 1/2 kg de harina de arroz cuesta como 0,60€ , la exfoliación del rostro, cuello y escote sale por nada. Y de verdad que funciona muy bien.  Yo la tengo en un bote de cristal, siempre disponible como mi exfoliante de uso diario.

Aceite de Coco

Utilizo el aceite o manteca de coco para repostería y para elaborar mis embutidos veganos. Pero en el mundo de la cosmética lo utilizo como sérum capilar y es mi favorito. Como he dicho antes mi pelo es rizado. Hace como tres años que dejé de alisármelo con la plancha.

El pelo rizado tiene tendencia a tomar sus propias decisiones: unos días le viene bien un producto y otros días no, el problema es que nunca te avisa con antelación. Pero desde que me pongo un poco de aceite de coco de medios a puntas consigo controlarlo mucho mejor. No lo apelmaza, no mata el brillo ni me lo engrasa. Al día siguiente me lo humedezco con un spray de agua y mantengo el rizo con forma. Así que ahorro tiempo y dinero. 

Aceite de Coco para la rutina de belleza

También me gusta para desmaquillar los ojos, es super suave y nada agresivo. Como es natural, te elimina el maquillaje waterproof perfectamente. 

Lo puedes aplicar en codos, rodillas y manos, ¡yo es que soy muy fan del aceite de coco! Me encanta la textura que deja en la piel y lo bien que se absorbe.

Aceite de Oliva

El aceite de oliva también tienen muchos usos en mis rutinas de belleza. Un par de veces por semana me lo pongo como contorno de ojos. Llevo haciéndolo unos 4 ó 5 meses y me va muy bien. Curiosamente he notado mis pestañas más largas y tupidas. Pero esto es una apreciación personal. También va muy bien como desmaquillante en general y para los waterproof en particular.

Aceite de Oliva para uso cosmético

Sirve de base para elaborar exfoliantes corporales o para el rostro, por ejemplo con miel, limón y azúcar que me encanta! Siempre tengo un botecito con esta mezcla en el fregadero, para las manos. Las deja muy suaves, con tacto de seda. Hay muchos tipos de mascarillas caseras que tienen como base el aceite de oliva. 

Vinagre

Si algún día te quedas sin tónico para el rostro o acondicionador del pelo no te preocupes, en la cocina tienes la solución. Diluye vinagre en agua, 1/2 parte de cada,  y ya verás. Deja el pelo superbrillante porque cierra la cutícula. Brilli-brilli en tu cabello por casi nada.

Vinagre para el Cabello y el Rostro

Para la piel va genial, es antibacteriano, por lo que ayuda a mejorar el acné.Además ayuda a equilibrar el ph.  Y si te has desmaquillado antes con el aceite de oliva, ¡aliño no te va a faltar!! Ya sabes cómo se siente la lechuga . Es broma, que el olor desaparece rápido. Si utilizas el vinagre de manzana, huele menos aún. Para la piel hay que diluirlo aún más: 1 parte de vinagre y 2 de agua. Yo lo tengo en una botellita de plástico diluido al 50%. Cuando quiero utilizarlo de tónico, lo que hago es mojar previamente en agua el disco de algodón.

Café Molido

¿Necesitas una buena exfoliación corporal? El café molido es estupendo: anticelulítico, mejora la circulación, además deja un aspecto y tacto en la piel que me encanta, un brillo satinado muy bonito. Es tan sencillo como poner una pequeña cantidad en tus manos y frotarte en la ducha. Puedes aprovechar el sobrante de café, de hecho suelo ponerme una cápsula que haya utilizado.

Cafe como exfoliante corporal

Si tienes tiempo y puedes tumbarte un rato, mezcla un poco de café molido con tu contorno de ojos, o con aceite de oliva o coco y ponlo en la zona del contorno del ojo: reduce las bolsas y ojeras. Tienes que dejarlo entre 20/30 minutos. Mi truco: tengo siempre un contorno baratito para hacer estas mezclas, tipo “mercawoman”. Pero lo alterno con los aceites porque me va bien así. También va genial esta receta con aceite de rosa mosqueta. Eso sí, ponlo sólo en la zona de las ojeras o bolsas, no pegado a las pestañas, cuidado que no te entre nada en el ojo. 

Combina con Otros Ingredientes

Se pueden hacer múltiples combinaciones con lo que tienes en casa. Te he presentado estos ingredientes que no requieren conservación y puedo tener a mano en el baño, pero en la cocina hay más ingredientes que constituyen buenos aliados para cuidar y mantener la piel y el cabello sin suponer un desembolso de dinero.

En cualquier caso son productos económicos que solemos tener habitualmente, por lo tanto, probar sus resultados es bien fácil.

¿Utilizas alguno de estos ingredientes en tus rutinas de belleza? O puede que tengas otras rutinas diferentes y quieras compartirlas con nosotros. 

 

 

 

Comments

comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *