La Idea


La Rana y el Trébol. Vida simple para personas complejas

La Rana y el Trébol. Vida simple para personas complejas

 

Este apartado suele denominarse “Quién soy” y representa a la persona o el equipo que está detrás de este proyecto. Pero he preferido dedicar estas  líneas a La Idea que lo originó.

Unas veces escribo en la cocina, otras en el porche de atrás. Son mis lugares favoritos de casa. Casualmente esos son espacios para compartir y charlar con los amigos. Considero este sitio web como una extensión de mi casa y espero que pasemos unos ratos de relax. Sois bienvenidos.

Y ahora os explico La Idea: en la actualidad mis dos hijos viven fuera de casa: una cursando estudios universitarios y otro trabajando, cada uno en una ciudad. Ahora que hacen “vida independiente” son conscientes de la carencia de ciertos conocimientos o habilidades. No es porque no hayan tenido oportunidad de aprender… pero eso nos ha pasado a todos. 

La Idea o Quién soy

Hay muchas personas de diferente edad, sexo y profesión a las que les resulta complicado conciliar el trabajo o los estudios con el mantenimiento de las tareas de la casa. Nadie nace sabiendo, ¿verdad?. La gran ventaja con la que contamos actualmente es poder compartir información a través de internet y la facilidad para acceder a ella desde cualquier lugar y diversos dispositivos. Me habría gustado disponer de tanta información y tan a mano cuando tenía veinte años.

Pensando en mis hijos decidí reunir estrategias para facilitar la organización de las tareas del hogar, desde lo más básico y explicado fácilmente. Plasmando La Idea sobre el papel, me pareció que no podía dejar de lado otros aspectos, no tan simples, pero que nos entretienen y nos alegran la vida: ocio, aficiones, fiestas! Así nació La Rana y el Trébol. ¿Por qué ese nombre? Porque son alegres, brillantes, naturales y se asocian a la suerte. Y en esta vida no hay nada mejor que compartir alegría, suerte y sonrisas. “Compartir es amar”, ese es mi lema.

¿Por qué? Porque merece la pena

Que vea “el lado bueno de la vida”, o al menos lo intente, no significa mantenerme al margen de los temas que me preocupan. Considero mi deber dejar a mis hijos un mundo mejor del que encontré yo. Pero como no puedo cambiar el mundo, intento mejorar lo que tengo a mi alrededor. Poco es mejor que nada, ¿verdad?. Esto me lleva a intentar mejorarme, porque creo que todos tenemos la posibilidad y la aspiración de ser mejores.

Firmaré como la La Rana y el Trébol, pero detrás estoy sólo yo: madre de dos buenas personas, mujer de mi compañero en la vida, diseñadora por devoción y estudiante de Derecho por afición. Experta en mudanzas por obligación. La “loca” de tres perros y dos gatos. Comecocos del reciclaje y con la “segunda vida” de los envases. Enamorada de la belleza que veo en las cosas pequeñas del día a día. Sí, soy yo la que pierde el tiempo cada tarde viendo cómo se pone el sol… pero eso me alimenta. O la que canta y baila sin motivo, sólo porque me apetece y lo necesito. Soy Mónica. Bienvenida a mi casa, que es la tuya.