¿Tienes un buen “fondo de despensa”?





El “fondo de despensa”

 

Todos sabemos lo que es un fondo de armario: los imprescindibles en cuanto a prendas de vestir y complementos para salir airosos de cualquier situación que se nos presente. Pues lo mismo sucede con nuestra cocina, hemos de contar con un fondo de materia prima en nuestros básicos de despensa de tal forma que, si se nos presenta un imprevisto, podamos resolverlo sin estresarnos. Que cada cuál defina imprevisto a su antojo: comensales inesperados, un atasco a la hora del almuerzo, una sesión extra en el gimnasio…o el típico “hoy no estoy pá’ná, sólo quiero comer y sentarme un ratito”. Pero hay que poner comida o cena para más de uno y ahí es donde nos viene de perlas nuestro “fondo de despensa”, nuestra imaginación y capacidad para combinar sabores. Lo dice una que se “ha inventado” más de un plato que ahora son un clásico en la familia…ya os contaré.

 

La pasta en tu despensa

 

La pasta constituye unos de nuestros pilares. Es una base estupenda para muchos platos y está lista en menos de 10 minutos. Mientras hierve te da la oportunidad de preparar otros ingredientes o complementar el plato. En casa nos gusta mucho la salsa al pesto, es decir, aceite con albahaca. Pero la albahaca sólo la tenemos fresca en verano. El resto del año compro la salsa de bote, concretamente de la marca Barilla. Con añadirla a la pasta es suficiente. Se puede “adornar” al gusto, pero tengo una comida servida en la mesa en un tiempo mínimo. Aunque hay muchas salsas en el mercado preparadas para añadir a la pasta, la verdad es que no solemos comprarlas. Salvo el pesto.

Otro básico muy útil para combinar con pasta son las latas de champiñones laminados y el bacon: cortas el bacon en tiras, lo rehogas en una sartén con su propia grasa, cuando se vaya dorando añades una lata escurrida de champiñones laminados. Un poco de pimienta, unas aromáticas al gusto, se añade la pasta  y queso por encima. En nada tienes un plato muy completo. A mi me encanta esta receta pero sin ponerle bacon ni queso. Pongo un fondo de aceite de oliva con unos dientes de ajo laminados, cuando toman un poco de color les añado la lata de champiñones escurrida y su buena dosis de hierbas aromáticas y un poquito de pimienta, incluso un chile. Cuando la pasta está en su punto la escurro y la pongo en la sartén con los champiñones, añado sal , unas vueltecitas y listo para comer en tiempo récord. ¡Otro as de despensa!.

Con la pasta en la despensa, siempre tienes soluciones.

Con la pasta en la despensa, siempre tienes soluciones.

Con la parrillada de verduras asadas congeladas hago unos “wok” que quien los prueba siempre repite. Y entre nosotros nos miramos y sonreímos, porque parece muy elaborado y me lo he sacado de la manga, mejor dicho, de la despensa, en un parpadeo. Para elaborar este plato que te toma menos de media hora, utilizo de base unos tallarines. Lo de siempre, primero ocúpate de poner a hervir los tallarines. Luego pones un fondo de aceite de oliva en la sartén y, cuando esté caliente, le añades una bolsa de parrillada de verduras congeladas. Cuando hago esta receta con “premeditación” le pongo langostinos cocidos que voy pelando mientras se cocina todo. Si es puro imprevisto, en mi “fondo de nevera” siempre tengo palitos de mar. Así que saco un par de paquetes y los corto en tiras. Cuando la pasta está cocida un poco menos de su punto, la escurro y la pongo con la verdura, añado los langostinos o los palitos de mar y salsa de soja. Rehogo todo durante unos segundos y listo para servir. Triunfo seguro.

 

Otros básicos de despensa: arroz y legumbres precocidas

 

Otro plato que te soluciona una comida es el rissoto de setas. Es más laborioso, porque el arroz necesita más tiempo de cocción y hay que preparar un sofrito antes para las setas. Pero también te saca de un apuro. Puedes tener un plato principal delicioso y sustancioso en menos de una hora. En este caso,  tu fondo de despensa y congelador  debe contar con un paquete de setas congeladas, arroz redondo, queso, ajos, cebolla, vino blanco y aromáticas. Te garantizo que también triunfas. 

Otros básicos son las legumbres precocidas. Vienen genial en otoño/invierno para hacer sustanciosos potajes en tiempo récord. Pero también en verano para deliciosas ensaladas. En el siguiente post tendréis una lista del “fondo de despensa”, “fondo de congelador” y “fondo de nevera”. Productos que puedan almacenarse durante un período de tiempo sin que se estropeen y que puedan sacarte de un apuro en un momento puntual o en fin de mes, que tenemos que estirar el sueldo tanto que parece de goma!

Esto es sólo un ejemplo de como una despensa surtida puede sacarte de un apuro para poner un almuerzo o una cena en un pis-pas. 

¿Qué platos te sacas de la manga en tiempo récord?

Comments

comments


Deja un comentario

3 ideas sobre “¿Tienes un buen “fondo de despensa”?

  • Lucía

    Bueno un recurso rápido para lo del arroz, es la bolsa de paquetes de arroz congelado que venden en Mercadona, cada paquete son tres minutos a máxima potencia en el microondas, y listo, y está muy bueno.
    Me encanta el blog. Un besazo

    • La Rana y el Trébol Autor

      El arroz precocido es un recurso estupendo como acompañamiento. Saca de un apuro en un pis-pas y sin ensuciar nada. Pero para un rissoto no lo he probado…pero lo intentaré. Lo veo factible, al fin y al cabo, el arroz en el rissoto tiene que quedar un “poquito” pasado. Me lo apunto, casualmente hoy hemos almorzado rissoto de setas, así que tardaré un poquito en experimentar con esta forma elaboración. ¡Gracias por tu aporte y bienvenida!